domingo, 27 de abril de 2014

Concha Piquer ante Franco

Conchita Piquer cantó para Franco una sola vez, en una de aquellas solemnes recepciones en el Palacio de La Granja de San Ildefonso, con motivo del 18 de julio. Le regalaron, por cierto, un broche de diamantes. Sin embargo, no cedió a uno de los rituales de la fiesta. Después de su actuación le dijeron que tenía que ir a saludar al Jefe del Estado, como el resto de los artistas, vestida tal y como había salido a cantar. Y se negó a ello, tras cambiarse por la ropa de calle, diciendo: «La artista se ha quedado en el escenario y ahora soy una persona normal.»
Su carácter insobornable lo mantuvo toda su vida. Otro año se negó a acudir de nuevo a esa recepción del Palacio de La Granja en honor de Franco. Se disculpó diciendo que ese día tenía función en el teatro Calderón, de Madrid, y que no tenía inconveniente en ceder la recaudación de la fecha, si la Casa Civil de Su Excelencia la aceptaba para obras benéficas. En vista de su actitud, intolerable para las autoridades franquistas, le quitaron el pasaporte en dos ocasiones.
Asistía Conchita a una cacería, invitada por unos buenos amigos, en la que también se hallaba Franco. No quiso ella desairar a sus anfitriones y por propia voluntad se decidió a interpretar una de sus canciones. Al poco rato se le acercó el Jefe de la Casa Civil de Su Excelencia, con este ruego: «El Generalísimo Franco le pide, por favor, que si puede usted otra vez cantar "Tatuaje", que le ha gustado mucho.» Y Conchita, sin inmutarse, con aquel aplomo que jamás le abandonó, le dijo: «¿Su Excelencia ha merendado ya? ¿Sí? Pues yo, no. Dígale que no puedo complacerle porque me dispongo a merendar en este mismo momento.»Pese a ello, el año 1962 le notificaron que iban a concederle el Lazo de Isabel la Católica, máxima condecoración del Régimen franquista a una dama, que le impondrían en el transcurso de un homenaje. Se negó, con estas palabras:
—Yo no puedo aceptar un homenaje y una distinción que ya tienen Melé, Pelé y el hijo de la Bengalé.
Y se quedó tan fresca.


(Memorias de la Copla - Manuel Román)

   Tatuaje   LETRA MÚSICA

martes, 22 de abril de 2014

Doce cascabeles

Doce cascabeles” es un pasodoble campero con música de los maestros Solano y Cabello y letra de Ricardo Freire estrenado en 1952.
Se sigue discutiendo si lo estrenó Antonio Amaya o fué Tomás de Antequera. Sea como sea, las dos versiones fueron muy bien recibidas por el público.
Después ha sido cantada por innumerables artistas, desde Luis Mariano a Joselito o Marisol y Manolo Escobar, entre otros muchos. Yo he elegido la versión de Antonio Amaya
Sigue gozando de gran popularidad.
A título de curiosidad ¿sabéis cual es el título en francés?:

Fais trotter ta mule”
 
El caballo cascabelero convertido en mula trotona.
 
 Doce cascabeles LETRA  MÚSICA

domingo, 20 de abril de 2014

Mariana Raboso

Mariana Raboso era una salerosa y chusca tonadillera, muy ensalzada por el gran sainetero don Ramón de la Cruz, que para ella compuso estimables producciones.
Gentes lenguaraces que tanto gustan en todos los siglos de propalar especies calumniosas, divulgaban que el autor de “Las castañeras pecadas”, sentíase dulcemente esperanzado en conseguir una rendicion incondicional de la cantante. Esto es rigurosamente inexacto, pues Mariana, aunque mujer de teatro, no levantaba bandera ante ningun adorador, ya se tratase de pisaverde aristocrático, astro de la tauromaquia o laureado comediógrafo.
Hallabase desposada con Vicente Sanchez, por remoquete “Camas”, afinado tenor y notable comediante, marido muy noblote y urbano: pero que se encampanó advirtiendo las reiteradas visitas con larga permanencia en el camerino que el atenoriado sainetero dispensaba a la Raboso, y no queriendo indisponerse con autor tan prestigioso como influyente, determinó contratarse con ella para trabajar en Cádiz, donde no seria presumible la impertinente asiduidad de don Ramón.

viernes, 18 de abril de 2014

Orquesta Serramont Musette

La Orquesta Serramont fue fundada en 1932 por el acordeonista Martí Montserrat Guillemat (1906-1990), que utilizó como nombre para su formación su primer apellido con el orden de las sílabas cambiado.
La orquesta estuvo en activo durante más de tres décadas. El apelativo "musette" se refiere al acordeón que, a menudo, formaba parte de las orquestas de la época y que Montserrat tocaba al tiempo que dirigía.
Su popularidad propició que grabase bastantes discos de 87 revoluciones. A uno de ellos perteneces estos dos ejemplos en los que interviene como voz solista Mercedes Vecino que luego fue una excelente actriz de cine.

Muchas gracias,muchacha
 
Ayer decías
 

lunes, 14 de abril de 2014

Charo Reina

Rosario Reina Díaz nació en Sevilla el 5 de abril de 1960.
Desde pequeña vivió rodeada de arte, ya que desciende de una familia vinculada con el mundo artístico. Su abuelo Miguel Reina, ya vio una futura carrera musical para su nieta. A los catorce años, Charo Reina, se matriculó en la Escuela de Arte Dramático. Se dedicó al mundo de la interpretación desde entonces, formando parte de varias compañías de teatro. Su etapa teatral culminó con la formación de su propia compañía, Compañía Cómica Andaluza con la que recorrió con gran éxito toda Andalucía.
Hizo su debut cinematográfico, como la protagonista de dos películas, Se acabó el petróleo y Un parado en movimiento. En televisión fue partícipe de una serie de gran aceptación popular, Pensión el Patio. Finalmente el 24 de febrero de 1988] debutó como cantante en un programa de televisión. Tres meses después su tía Juanita Reina, le presentó como su futura sucesora en el Teatro Maravillas, de la capital Hispalense.
Grabó su primer disco titulado "Por Herencia", dedicado a su abuelo Miguel, y su dedicación completa al mundo de la canción. Intervino en los programas musicales de todas las televisiones autonómicas y estatales y cerró el verano de 1990, con una gala en el Casino Bahía de Cádiz, siendo señalada por la crítica, como el gran éxito de la temporada.
Su segundo trabajo titulado "Pídeme" fue retrasado, respondiendo a un deseo de la propia artista, en este su segundo disco,se incluye una copla clásica, en esta ocasión se trató de "Callejuela sin Salida".
En 2012 representó su último trabajo discográfíco "Por ti y para ti", producido por Ramón Rodó y grabado en los estudios Barcelona Só. Este último disco de Charo Reina es un homenaje a su tía, la gran Juanita Reina, con una selección de canciones de Juanita, muchas de ellas estrenadas e interpretadas en directo por Juanita, pero nunca grabadas por ella en disco. Por arte de la técnica moderna, se ha recreado un dúo de Juanita Reina con Charo, la canción "Dicen". Entre otras canciones en este disco se puede destacar, “La real gana”, “Te quiero todavía”, “Hasta que llegaste a mi”, “Homenaje a Rafael”, y además de un popurrí de canciones como “Carmen de España”, “Callejuela sin salida”, “Francisco alegre”, “Y sin embargo te quiero” y “Madrina”.
El 31 de julio de 2012 tras varios meses alejada de los medios por enfermedad, Charo Reina reapareció en un plató de televisión para contar la verdad sobre su enfrentamiento con Isabel Pantoja. Según explicó Charo, Isabel le prestó dinero y ella intentó devolvérselo pero no pudo contactar con ella.
En 2013 interpreto una serie de televisión de Telecinco.


(datos de Wikipedia)

lunes, 7 de abril de 2014

La Tirana

En el siglo XVIII el ingreso de los comediantes en las Compañías se verificaba por los últimos puestos, en los que era obligatorio, con raras excepciones, saber cantar: de ahí que puedan calificarse casi todas las histrionisas de tonadilleras. Hasta la célebre María del Rosario Fernández (La Tirana), así llamada por su matrimonio con Francisco Castellanos, cómico que solía hacer papeles de tirano; sevillana de singular belleza, aire resuelto, expresiva mirada y voz agradable, procedente de los teatros de los Reales Sitios, de la que se conserva en la Academia de San Fernando un magnífico retrato por Goya; hasta esta famosa cómica, que siempre fué exceptuada de solfas, tonadilleó, por única vez en su vida, en un fin de fiestas titulado El proemio de Cornelia, a fines de 1789, según Cambronero.
Ninguna, pues, de las mujeres de teatro del siglo XVIII dejó de ser tonadillera, y alguna como María Ladvenant, la más popular de todas, ni en el apogeo de su gloria abdicó de aquel título. Todas educaron sus facultades, dónde y cómo pudieron,

Emilio el Moro

Emilio Jiménez Gallego nació en Melilla en 1924 y es conocido artísticamente como Emilio el Moro, fue un cantaor, guitarrista y humorista español.
Aficionado al flamenco desde su infancia, en 1939, a los quince años de edad, se presentó por primera vez ante el público, ganando consecutivamente siete concursos de cante, interpretando diversos géneros como fandangos, soleás, tientos, polos o cañas. Llegó a ser el más prometedor cantaor de flamenco del norte de África. Simpático y bromista, un día cantó flamenco al estilo árabe y fue tal la ovación que consiguió que decidió crear el personaje de Emilio el Moro.
En 1949 se trasladó a Madrid y, ataviado con chilaba, turbante, babuchas y barba, obtuvo un extraordinario éxito que repercutió en toda España, empezando su carrera en 1952. Emilio bailaba y tocaba la guitarra y creó un tipo de humor nuevo que le llevó a ser una de las primeras figuras entre los humoristas españoles, versionando los éxitos musicales de la época cambiándoles la letra y aflamencándolos. Siempre actuaba tocado con un fez y acompañado de su guitarra.
También tuvo varias apariciones cinematográficas, como en La insólita y gloriosa hazaña del cipote de Archidona, película basada en el libro de Camilo José Cela.
Poco a poco, Emilio el Moro fue cayendo en el olvido ya que su estilo humorístico no resistió el paso del tiempo.

El cantante Carlos Cano le dedicó el tema Las murgas de Emilio el Moro que incluyó en su álbum Cuaderno de coplas, de 1984. La canción, llena de quiebros a la lógica y de figuras disparatadas, llevaba la dedicatoria «Para don Emilio Jiménez, Emilio el Moro, que me alegró las colas de la leche americana y el cartón de pobre. ¡A su salud!».
Murió trágicamente en 1987 en Orito (Alicante) al encenderse un cigarrillo y hacer explotar una bombona de gas, causándole graves quemaduras.


(Según Wikipedia)

jueves, 3 de abril de 2014

Tonadilleras del Siglo XVIII

Entre las cancionistas del siglo XVIII, antecedente lejano de las cupletistas, merecen citarse según el tratadista Fernando Periquet las siguientes:

Teresa Garrido, que fué la primera en cantar tonadillas propiamente tales.
Rosalía Guerra, especial en los gestos burlescos.
María de Guzmán, conocida por "Guzmana la Buena", que caracterizó como ninguna los papeles de labriega zafia.
María de Lachica (La Granadina), imitadora de todas sus contemporáneas.
Mariana Alcázar, maja neta.
Juana Garro, sin rival en las gitanas, como Joaquina Moro en las viejas,
Polonia Rachel, sevillana de gracia inagotable.
Mariana Raboso, de escandalosas costumbres y autora de la desgarrada y popular letrilla que copio con breves, pero imprescindibles correcciones: (1)

“Una vieja en la cazuela
tan grande suspiro dió
que apagó las candilejas
y mató al apuntador “.

Mariana Pulpillot de tan distinguida familia como Vicenta Ronquillo, tañedora aplaudida ésta de salterio, y ambas perseguidas por sus parientes, deseosos de arrancarlas de su profesión.
María Antonia Fernández (La Caramba), hermosa granadina, avasalladora de públicos por su desgaire y sus extravagancias ; ella adoptó el gran lazo a la cabeza que lleva su mote, largo tiempo en moda ; criatura de alegre vida, muerta en la flor de sus años en el más ascético recogimiento a que la condujo un sermón que oyó en tormentosa tarde a un elocuente fraile en el Convento de Capuchinos del Prado.
Silveria Rivas, hija de María Ladvenant, fallecida apenas llegada a la pubertad.
Antonia Navarrete, que debió ser más admirada que oída, a juzgar por la abundancia de los que elogian su hermosura y callan su mérito artístico
Josefa Pérez, muy inteligente en solfas.
Catalina Tordesillas, cuya escuela de canto hacía olvidar las intemperancias de su insoportable carácter.
y por no prolongar más esta relación,
Rosa Hugalde, a quien dio repentina fama una tonadilla satírica que realmente ofrece interés de época: (2)

“Es un monte la corte tan espacioso,
que en él hallarse suelen de todos monstruos.
Hay raposas con nombre de chuscas,
lobos hay con nombre de cortejos,
fieras hay con nombre de maridos,
y hay con nombres de abates, mil cuervos.
Además de éstos hay muchos asnos
con el nombre de hombres muy sabios ».

No cito aquí a la más famosa de todas las tonadilleras: María Ladvenant a la que dedicaré, en su día, una página especial.
 
(1) Como es sabido, la "cazuela" era el espacio de los Corrales de Comedia reservado para las mujeres. Cabe suponer que la expansión de la vieja no fue, precisamente, un suspiro.
(2) Es probable que mucho de lo que cantaba Rosa Hugalde se pudiese aplicar hoy en día.
 
Como es fácil de entender no tengo ningún registro sonoro de estas artistas por lo que, para no faltar a la costumbre, incluyo la copla que Concha Piquer dedicó a una de las citadas. 
 
 
   La Caramba   LETRA MÚSICA

miércoles, 2 de abril de 2014

Tórtola Valencia

Nacida en Sevilla en 1882, se presenta Tórtola Valencia como figura rompedora en la danza del siglo pasado, pero también de la música y el dibujo, y musa de intelectuales como Pío Baroja o Valle-Inclán. Rubén Darío la bautizó como "la bailarina de los pies desnudos".
Pronto se marchó a Londres con sus padres y allí comenzó su formación dancística, debutando en el Gaiety Theatre de la capital inglesa con el musical "Havana". Su mayor actividad artística, aclamada por allí por donde pasaba, transcurrió en los primeros años del siglo XX. Hasta la década de los treinta, recorrió Carmen Tórtola Valencia escenarios de medio mundo, entre los que se incluyen algunos de nuestro país, mostrando sus danzas, exóticas e innovadoras, inspiradas en los preceptos de Isadora Duncan y Loie Fuller.
Entre sus coreografías destacan "La serpiente y la bayadera", "Danza de Anitra" y "La danza del incienso".
La coreógrafa y bailaora Isabel Bayón, le rindió un homenaje en 2008 con su espectáculo "Tórtola Valencia". Tras su retirada, la artista se dedicó durante un tiempo a la pintura.
Murió en Barcelona en 1955.