domingo, 11 de agosto de 2013

Paquita Gallego

Hija de un torero apodado “Galleguito”, procedía de la compañía teatral de Concha Catalá.  Era bellísima y consiguió encandilar al público masculino pese a su escasa voz y su menudo físico.

Encumbró su carrera dentro del género frívolo gracias al cual consiguió una notable popularidad debido a su intervención en revistas como 
El último güito (1950) de José Manuel Iglesias y Fernando García Morcillo, Las alegres cazadoras (1950) de Tejedor y Fernández de Sevilla con partitura de García Morcillo donde hacía las delicias del público asistente mientras entonaba un pegadizo fox vaquero y ¡Hola, cuqui! (1951) con libreto de Luis Tejedor y partitura del maestro Moreno Torroba, entre otras.

No hay comentarios: