martes, 8 de enero de 2013

Carmen Flores

 
Nació en Jerez de la Frontera el 18 de agosto de 1936. Hermana de Lola Flores, con la que se lleva once años de diferencia. 
La vida artística de Carmen, lamentablemente en algunos aspectos, siempre estuvo bajo el influjo de Lola y si al principio se benefició en algunos contratos, al final su carrera fue desdibujándose, por el lastre de ese apellido, teniendo Carmen Flores facultades suficientes para haber triunfado plenamente por sí misma. 
En la primavera de 1952, Lola hizo su primer viaje a América y se llevó a toda la familia, incluida Carmen. Carmen Flores tenía entonces quince años y no tenía propósito de ser artista. Estudiaba y pretendía ser farmacéutica. Pero Lola se empeñó y ya en México la animó a que saliera a cantar en el teatro Esperanza Iris. Actuó ante tres mil espectadores. Luego continuaron de gira por otras capitales hispanas.
En las primeras películas que Lola rodó en tierras americanas también participó Carmen en papeles episódicos. Entonces era anunciada como Carmela Flores.
En 1951 intervino en La niña de la venta, de Ramón Torrado, bailando un tanguillo. En 1952, en Estrella de Sierra Morena, interpretaba un romance de ciego, «Juan María», que aludía a la vida de uno de aquellos «bandidos generosos», conocido como «El Marchenero». En 1953, en Pena, penita, pena se lucía junto al «bailaor» Faíco en unas sevillanas y unas alegrías y en 1955 también hizo un papelito en Limosna de amores. Siempre a la sombra de su hermana. 
Es también en 1955, al regreso de la familia Flores a España, cuando Lola estrenó su espectáculo «Copla y bandera» , en donde Carmen interpretaba la que tal vez haya sido la mejor interpretación de una copla en toda su vida: «Te he de querer mientras viva». Sin embargo, cosas del destino, de su mala suerte, no fue ella quien la popularizó, sino Marifé de Triana, muy bien, dicho sea de paso. También de Quintero, León y Quiroga, cantaba Carmen Flores «Verbena» y «La malvarrosa».
Demostró Carmen que era una magnífica intérprete de coplas en los siguientes espectáculos de Lola: «Arte español» y 
«Luna y guitarra».
Carmen Flores cantó, con su buen gusto de siempre, «Capote de valentía», «Cuatro luceros», «Y todavía te quiero».
Hizo otra gira americana con su hermana. Al regreso, en 1957, intervino en la película Las de Caín. y al año siguiente, en Venta de Vargas. y en Echame la culpa, donde cantaba «Ni la sota ni el caballo».
Pero cuando consiguió cierta notoriedad por ella misma fue, también en 1957, al cantar en El último cuplé el conocido pasodoble «La cruz de Mayo» .Eso le permitió grabar sus primeros discos y efectuar sus presentaciones como solista, sin estar en la compañía de Lola. 
Grabó un pasodoble, «Encarnita Sánchez», dedicado a la popular locutora.
El 21 de julio de 1959, Carmen Flores contrajo matrimonio con el jugador del Real Madrid Isidro Sánchez. A partir de entonces, Carmen se retiró del mundo del espectáculo, lo que contribuyó para que su nombre se eclipsara casi definitivamente. Aquel matrimonio duró doce años. Tuvieron cuatro hijos de los cuales, el primogénito, destacaría luego también como jugador de fútbol en el Valencia C. de F. y en la selección nacional.
En octubre de 1971, Carmen decidió volver a los escenarios, tras la ruptura con su esposo. Como en los principios, tuvo que pedir ayuda a su hermana Lola. Con ella y con Lolita, su sobrina, Carmen Flores participó en algunos espectáculos. Y ella sola en galas. Nunca las suficientes. Los empresarios no la tuvieron en cuenta siempre. De alguna manera seguía siendo «la hermana de Lola Flores». y tampoco grabó discos que pudieran auparla.
Carmen ha interpretado canciones de la propia Lola, como «Temperamento», sin importarle las comparaciones. O éxitos de Juanita Reina y de Conchita Piquer. y siempre salió airosa. Porque la voz no le falló nunca, ni su presencia en el escenario, con una atractiva figura.
Continuó en activo al principio de los años noventa. y como siempre, injustamente relegada a un segundo escalón

No hay comentarios: