jueves, 6 de diciembre de 2012

Jorge Sepúlveda

Jorge Sepúlveda no se llamaba así. En su carné de identidad figuraba como Luis Sánchez Monleón, nacido en Valencia el año 1917. Destacó entre los intérpretes de la canción melódica. Su voz era cálida, armoniosa y se convirtió en uno de los ídolos más admirados en la España de la postguerra. Mantuvo su popularidad hasta bien entrados los años cincuenta.

 Fue contable en una empresa de transportes de Valencia y esporádicamente intervenía en sesiones de aficionados en algunos cafés-concert de Valencia.

Corría el año 1941 cuando, espoleado por algunos amigos, se fue a Zaragoza con un amigo de andanzas musicales y formó el dúo Lucas-Sepúlveda. En enero de 1942 el dúo Lucas-Sepúlveda marchó a Madrid. A los tres meses, aquel dúo se disolvió y Jorge Sepúlveda inició su etapa de solista. 

Fue llamado en 1944 para inaugurar las nuevas instalaciones de Radio Nacional de España, donde estuvo en plantilla quince meses y grabó sus primeros discos. En 1945 pasó a Radio Madrid, que se distinguió también por sus programas musicales en directo, algunos de ellos cara al público.

Se convirtió en ídolo en 1946, cuando compuso el bolero Santander.

En 1949 revalidó su popularidad con otro bolero inolvidable: Mirando al Mar. Jorge cantaba mucho al mar: El mar y tú, Enamorado del mar... Aparecieron sucesivamente: Me gusta ir contigo, Mi caravana, Santa Cruz, Abrázame así, Me tienes que querer, A escondidas...

Incorporó a su repertorio uno de los boleros más bellos que se han compuesto en España y del que se han hecho un montón de versiones: María Dolores. Lo dio a conocer, junto a Campanitas de la aldea, en una emisión radiofónica que animaba el popular locutor Angel de Echenique: Canciones en el aire

Fue contratado para una gira por Portugal, otra por Francia, y una tercera por Argentina y Cuba.

Lo mismo seguía con sus boleros (Sombras de Rebeca, Una casa portuguesa) que atacaba pasodobles sin hacerlos demasiado vibrantes, y sí melodiosos, como ocurrió con muchos de ellos. Por ejemplo, Tres veces guapa, No te puedo querer, Cántame un pasadoble español, o el chotis Monísima.

Los años sesenta marcaron otra época, otros ritmos, otros gustos musicales. Se apagaban las coplas. Se iban diluyendo los boleros. Irrumpía el pop de las guitarras eléctricas. y los intérpretes melódicos, por otra parte, eran más jóvenes. Es natural que la estrella de Jorge Sepúlveda se apagara.

Para entonces Jorge ya había grabado cerca de ciento cincuenta canciones y decidió concederse un merecido descanso. Así es que se retiró en 1965 trabajando en una agencia de publicidad y actuando de disc-jockey de Radio Juventud de la capital palmesana.

El director cinematográfico Manuel Summers, incluyó en la banda sonora de su película La niña de luto, un antiguo bolero de Jorge Sepúlveda. y luego, poco a poco, fueron desempolvándose algunos discos suyos y de otros compañeros de generación.

Televisión Española programó en los años setenta un espacio con actuaciones de ídolos de ayer. Se titulaba Mundo camp y por él pasaron muchas glorias de otro tiempo, entre ellas, Jorge Sepúlveda.

Durante algún tiempo gozó de una renovada popularidad y grabó más canciones, éxitos de ayer y composiciones nuevas. 

Víctima de complicaciones respiratorias, murió el 15 de agosto del año 1983

No hay comentarios: